fbpx

Un delito y la clave para la fama de Da Vinci

Share on facebook
Share on twitter

Exhibida en el museo de Louvre de París, desde 1797, la milenaria obra de Da Vinci se ha mantenido como uno de los estandartes del arte y de la mayor popularidad en el mundo artístico. Pero la gran fama de la Gioconda no sucedió por casualidad, ni siquiera por el renombre de su autor. Es verdad que la pintura de Da Vinci  fue muy aclamada por los seguidores del arte, y la Mona Lisa no fue la excepción, por supuesto. Sin embargo, para que su popularidad explotara a tal punto que prácticamente todo el planeta la conozca y admire, tuvo que ocurrir algo, un suceso. Simple, pero poderoso.

Un aburrido lunes como cualquier otro, pero no así para el museo de Louvre, un hombre con una increíble astucia, burló la seguridad del museo y cometió un delito que conmocionaría a los visitantes, y después al mundo entero, La estrella principal del Museo, la Mona Lisa, había desaparecido, y en su lugar, solo había un horrible hueco vacío que predecía ya un fenómeno viral que haría que esa sonrisa enigmática de la Gioconda fuera vista por los ojos del mundo entero. La prensa tildó a esto como “El robo del siglo”.

Space taken by the Mona Lisa in the salon carre in Louvre museum before her theft by an italian painter Vincenzo Peruggia on august 21, 1911. Credit: Album / Rue des Archives / Bridgeman Images / Tallandier

Este suceso fue un maldito ¡bum! para la popularidad de la obra del pintor italiano. Las entradas al museo incrementaron exponencialmente, tanto así que en el año 2010 se rompió el récord de 10 millones de entradas, de las cuales 71% eran visitantes de otros países.

Algo disruptivo, que quiebre con la tradicionalidad y el aburrimiento. Esa es siempre la fórmula del crecimiento exponencial.

Aún queda mas por leer